index
3er Congreso Internacional de Editores Redalyc
ucv uaem

El acceso abierto y la sustentabilidad

El acceso abierto planteó, de una u otra forma, que el producto final de la investigación estuviera disponible sin costo para el usuario, de forma abierta y pública. En Latinoamérica, los proyectos, aunque colaborativos, fueron financiados por las universidades o por los consejos de ciencia y tecnología.

Sin embargo, cabe destacar:

A) Los proyectos de AA surgieron por visiones locales y fueron expandiéndose y, en mayor o menor medida, legitimándose, pero no surgieron de visiones regionales de gran alcance.

B) Al tiempo, los editores e instituciones fueron destinando -en mayor o menor medida- recursos para pagar diversos servicios para poder realizar sus tareas: hosting, dominios, DOI, gestores editoriales, marcaje de XML, asesoría a consultores, instalación o actualización de OJS, software de edición, etc.

C) Los organismos responsables de impulsar las políticas científicas en diversos niveles no modificaron la estructura presupuestal; continuaron las demandas de acceso a bases de datos y libros para las bibliotecas y, sólo en pocos casos, se destinaron presupuestos específicos para el acceso abierto; de cualquier manera se trató de recursos escasos.

D) La interoperabilidad y presencia de las revistas en diversos lugares implican tiempo y recursos que se acrecientan. Este proceso, la mayor de las veces, se realiza con frecuencia con recursos insuficientes.

E) Las diferentes iniciativas, proyectos y plataformas regionales no han logrado conformar alianzas o soluciones integradas que permitan potenciar la ciencia de la región de manera colectiva.

Lo anterior obliga a replantear el modelo desde diversos enfoques, con el fin de garantizar la sustentabilidad del ecosistema de acceso abierto y público de Latinoamérica. Se pueden plantear los siguientes ejes de discusión:

A) La construcción de un modelo de conocimiento abierto y público, que implique mayores dimensiones que el acceso abierto y público de las revistas. Es necesario pasar a una política integral de AA, aunque los problemas que enfrentan las revistas obstaculizan la posibilidad de pensar en una construcción de dicha política sin tensiones.

B) La necesidad de integrar una estrategia para la construcción de infraestructura regional, o al menos institucional, para fortalecer el acceso abierto y público. Las propuestas institucionales carecen de envergadura y capacidad de impactar al país y la región.

C) La necesidad de asumir colectiva, institucional y regionalmente el apoyo, financiamiento y desarrollo de los sistemas tecnológicos que sirvan a los intereses regionales, como el sistema OJS o Redalyc.

El OJS-PKP es un claro ejemplo de un proyecto exitoso en su adopción, así como en los beneficios que ha dejado al fortalecimiento editorial de la región. Los beneficios son indiscutibles, así como la vocación de los impulsores. Sin embargo, también se ha mostrado una falta de conformación de una comunidad de desarrolladores, o de apropiación de dicha plataforma a las necesidades particulares de instituciones o revistas con una perspectiva de largo aliento en la región. Las revistas la usan en su versión por defecto, dejando fuera todas las potencialidades del código abierto. Destacan las decenas o cientos de iniciativas personales, de grupos de académicos o de instituciones para apoyar su implementación y capacitación, donde sobresale la falta de una coordinación y corresponsabilidad regional en un sistema que ha propiciado beneficios incuestionables, pero cuya implementación depende de la capacidad de gestión, tecnológica, del tiempo, etc. Cabe mencionar el caso de las decenas de consultorías nacionales y regionales que ofrecen servicios de instalación, actualización, adaptación, etc., recursos que podrían haber sido aprovechados de forma más eficiente con la profesionalización de la tarea editorial dentro de las instituciones.

Siempre se pensó en intensificar el AA, pero no se pensó en la sostenibilidad financiera. Construir una infraestructura tecnológica de AA resulta inaplazable. El modelo de ofrecer procesos con diferentes niveles tecnológicos para que los editores e instituciones contraten ‘consultores’ para implementar los modelos, sólo está dando a terceros -particulares- recursos que son necesarios para mantener y fortalecer el AA regional. Se trata de una tercerización que puede ser acotada.